Buenas tardes…

 

 

Buenos tardes, y que bienvenidos seáis todos.
Ann J’ee es mi seudónimo de escritora. Aunque de escritora sólo tengo la determinación y una pasión menguante. Y es que no he publicado nada aún, la verdad sea dicha. Sin embargo, muchas historias rondan en mi cabeza prestas a ser puestas en el papel. De verdad muchas, tantas que no sé si alcance a vivir lo suficiente para escribirlas todas.
Comencé a escribir relatos e inicios de historias a los 11 años, cuando un profesor de computación nos pidió escribir un cuento para después pasarlo a word. Sí, fue un profesor de computación y no de lenguaje el que hizo encender en mi cabeza la ampolleta de que yo, una persona común y corriente, podía escribir una historia. Yo era fanática de los libros, en casa había muchos, y mi madre incentivaba nuestro gusto por la lectura regalándonos libros para el día del niño y los cumpleaños. Tengo una hermana gemela, por lo que cuando yo recibía de regalo un libro, mi hermana también, los compartíamos y comentábamos. Incluso hubo una época (antes de que llegara esta revelación de que podía escribir una historia), en que nos contábamos historias, una a la otra. Cada una tenía un personaje definido y los lugares recurrentes eran lo que hoy serían fanfics de las series animadas que veíamos. Pero le agregábamos nuestros personajes respectivos (que no éramos nosotras), y una serie de aventuras nuevas aparecía ante nosotras. Cuando la era de las historias en word comenzó hacíamos lo mismo, cada una tenía un tiempo determinado para usar el computador y escribir. Luego, al terminar el turno, era obligatorio que antes de que la otra usara su tiempo, leyera lo que la primera había escrito. Con el tiempo se volvió un hábito, aunque las historias nunca llegaban a un final, y era reescritas muchas veces.
Luego, existió una época oscura en que dejé de escribir. Debo decir que había estado muy entusiasmada con una historia en particular, pero un evento del mundo real impactó tanto en mi mente y en mi conciencia de “mundo seguro”, que simplemente me alejé de todo. Destruí lo que había escrito, y no volví a pensar en escribir hasta algunos años después.
Seguí leyendo, claro, esa pasión por las historias tenía que ser llenada con algo más. Y aparecieron los Harry Potters, El Señor de los Anillos, y libros sobre temas místicos como El Tercer Ojo. También aparecieron los Mangas, y el ánime en general. Muchos lugares y mundos desde los que nutrir de historias mi mente.
Mi hermana siguió escribiendo. Pero ya no en el computador, sino que en un cuaderno que adjuntaba al resto de los cuadernos del liceo. Yo decidí imitarla. Aunque mi primera motivación fue un concurso de cuentos que había en el liceo. Recuerdo haber tomado la inspiración de una frase al azar que escogí de un libro de García Márquez. Recuerdo haber ganado un lugar honroso, pero yo era tan tímida que no me presenté a recibir el premio. Entonces me animé un poco y decidí que escribiría una novela. Esta historia, que fue armada de una forma tan incorrecta, pero con personajes que me cautivaban tanto ha sido y es mi gran misión en este mundo. Sé que es un desafío que tomará años, y no temo que esos años tarden en llegar. Con el paso del tiempo he aprendido que una empresa tan grande requiere de mucha práctica y experiencia de vida. No tengo prisa, lo que no quiere decir que no esté trabajando en esta historia. Afortunadamente el proceso de armar respuestas a las respuestas de las primeras preguntas me llevó a descubrir muchas otras historias repartidas por diferentes mundos.
Hasta hace poco logré encontrar un camino, que parte en una pequeña historia, y se va adentrando en un mundo y otro hasta que finalmente logra llegar a esta historia magna con la que decidí hace ya 16 años escribir una novela.
Actualmente estoy en plena escritura del manuscrito. Ha sido un proceso muy interesante y muy metódico. La verdad es que lograr desarrollar un esquema de trabajo para poder escribir ha sido todo un desafío. La inspiración es algo que va y viene, y uno no puede estar dependiendo de sentirse de la forma correcta para lograr avanzar en algo que sabes tomará tanto tiempo. Menos aún si de veras, de veras, de veras quieres volverte un escritor. Alguien que tenga no solo uno, sino varios libros escritos por su propia mano.
Y yo quiero eso. Porque las historias que viven en mi corazón necesitan salir al mundo, llegaron hasta mi para que yo las escribiera. La única forma de cumplir con mi parte del trato es dándoles forma y sustancia. Y sé que siempre que pueda seguir creyendo en ellas, estarán ahí para mí.

En fin.
¿Qué encontrará usted en este blog?
La verdad no lo sé muy bien.
Espero poder publicitar el libro que estoy escribiendo cuando lo publique. Pero también haré algunas notas de ideas para escribir, reflexiones varias, e incluso quizás reseñas de libros que me han impactado positivamente para continuar esta noble labor.
Les deseo una muy buena semana, y hasta la próxima!!

Un comentario sobre “Buenas tardes…

  1. Me siento muy identificada con lo que describes, quizás este es el momento de no titubear más. Ese momento en donde te das cuenta que el tiempo se hace poco y quieres sacar todo de una vez por todas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s