Maleficio: El brujo y su sombra

¡Al fin! Estuve buscando este libro y finalmente lo vine a encontrar en la 6ta Primavera del Libro, en el stand de Loba Ediciones. Quería incluirlo en mi lista de #LeoAutorasOct, por eso me urgía tanto tenerlo en mis manos a tiempo.

Y apenas lo tuve, comencé a leerlo, y lo devoré. La historia es intensa y está muy bien armada. Se nota que hay un gran trabajo de investigación detrás y un esfuerzo por parte de la autora para dar sentido y establecer un sistema claro de cómo operan las magias de los brujos. Quiero destacar un hecho trascendental, y es que la historia es totalmente siniestra, tanto que incluso las moralejas son tan terribles que los personajes no tienen cómo revertir su destino. Y lo destaco porque es importante que así lo sea.

Me explico, cuando vemos referencias europeas sobre magias benéficas y entidades de luz (con los nombres que reciban), nos asombra y en cierto modo nos hace querer que nuestras historias tengan un lado bueno, que haya “buenos” en los mitos que alberga nuestro pasado.

No se equivoque. Los brujos siempre han sido seres terribles, y en las historias de nuestro pasado siempre se les nombra con profundo temor y respeto. Por algo es. La historia de Claudia Andrade nos entrega parte de estas respuestas. Los brujos son seres poderosos que viven en un mundo de odio, traición y conspiración, donde embrujar a otros, condenarlos con maleficios que abarcan a todas las generaciones venideras, y matar, son elementos cotidianos en sus vidas. Por lo mismo, te permite a nivel de historia profundizar sobre temas dolorosos y difíciles como… (lo siento, no daré spoilers), que están igualmente presentes en nuestra cotidianeidad, pero que aún así cuesta abordarlos. Esa es una jugada muy acertada por parte de la autora.

Además, existen nueve reglas que dominan a los brujos y sus sombras, y a medida que la historia avanza, estas van cobrando cada vez más peso en los eventos y consecuencias que nos son presentados. Muchos secretos, y recuerdos se van desentrañando moviéndonos hacia giros tan inesperados, que nos dejan con la tensión  en alto durante todo el libro. Porque al final, existe una última (y única) regla, una que solo algunos brujos conocen, y que parece estar por encima de todas las demás.

Quiero dejar en claro que recomiendo este libro, tanto los personajes como la historia misma nos envuelven de una manera muy real y fascinante. Me gustaría que un libro así no solo nos mostrara a nosotros mismos (los chilenos) todo ese pasado que nos parece tan lejano y oculto, tan invalidado y menospreciado; sino también a las personas de lationamérica en general, y de habla hispana.

Sin embargo, sucede lo siguiente: gran parte del libro está escrito en chileno. Y cuando digo “gran parte”, me refiero a que entre un 60 a un 70% del libro está escrito con un dialecto que nos es propio y que por tanto entendemos. Pero lamentablemente el resto de hispanohablantes puede que no. Hay elementos que se pueden interpretar, pues simplemente corresponden a conjugaciones verbales  y simplificaciones fonológicas. Sin embargo, causarían un ruido constante para un lector extranjero. Pero cuando se trata de modismos y frases con un significado netamente local, la cosa ya cambia. Elementos como “al tiro, chata, la dura, jotear, tirar los corridos, etc” serán simplemente pasados por alto, o a lo sumo causarán una expresión de extrañeza. Y para un libro, con una historia tan bien lograda y una investigación de fondo tan acuciosa, el riesgo de no poder trascender la frontera, netamente por un tema de código lingüístico, es alto.

Haré un pequeño paréntesis sobre un tema que parece no estar suficientemente difundido. Además de todas las cosas que hago, soy actriz de doblaje, y nosotros concebimos el uso del lenguaje de una forma distinta a la que un lingüista podría tener. Para nosotros consideraciones como “culto formal, culto informal, etc…” no nos son tan válidas como la Neutralidad. La historia que antecede todo esto es larga, así que iré al grano. Existen tres niveles de lenguaje: el Neutro Internacional, el “Local” Neutro Internacional (en nuestro caso, Chileno Neutro Internacional), y el “Local” (en nuestro caso, Chileno).

El Neutro Internacional es aquel que todos los hispanohablantes pueden entender (posee una entonación especial que es aceptable para cualquier país, pero ese no es tema aquí). El Chileno Neutro Internacional, es aquel que cualquier hispanohablante puede entender, pero que posee rasgos que te hacen saber su país de procedencia (como algunos modismos auxiliares, y simplificaciones fonológicas menores). El Chileno, en cambio, es aquel que sólo será entendido y comprendido en Chile (o en la localidad de la que se trate).

Y ese es el gran dilema que tengo con este libro. Porque yo soy chilena, y cuando leo al personaje de Valentina, fácilmente entiendo cómo es su familia, cómo es la sociedad donde vive, y el hecho de que ella quiere, en la medida de lo posible, ser una chica normal. Me llega toda esta información, no por una descripción de ella, sino por su forma de hablar (y pensar), así de poderoso es el lenguaje. Del mismo modo noto la diferencia con Alejandro, con Miguel, con Daniel, incluso con el hecho de que Rodrigo no es tan sincero como intenta parecer. Y sobre todo en los diálogos, se nota que hay un trabajo muy bien logrado, funcionan a un nivel que no siempre se encuentra en autores que buscan usar diálogos “en chileno”. Esto no, es natural, fluye por sí mismo.

Por eso mi dilema es complejo, porque si me saco mi prejuicio con el lenguaje, se vuelve bien entretenido, fíjese.

Pero del mismo modo, sé que este sesgo impedirá que la obra alcance horizontes lejanos.

Me gustaría saber las razones de la autora para armar esta historia de esa manera. Más allá de lo que yo pueda intuir o suponer, sé que fue muy consciente al escoger este estilo y el uso preciso y exacto de los modismos. Le sacó el máximo partido, y por eso me intriga tanto.

Como último detalle, no sé si soy yo, o la editorial, pero sentí que la fuente de letra escogida no fue la más acertada. Esencialmente porque en esta historia es necesario que la diferencia entre la cursiva y la letra normal, sea muuy evidente. Muuuuuuuuuuuy evidente. Y no lo fue tanto. Después, claro, uno se acostumbra… Por el capítulo 5 uno ya se acostumbra… No. Me pasó muchas veces que tuve que devolverme para ver en qué parte comenzaba el pensamiento de quién. No es la idea. Existen muchos tipos de letra, y en este caso no era un detalle menor.

En fin. Les dejo una foto de la primera página, para que les pique el bichito de la curiosidad. A ver qué les parece a ustedes.

(Ojo que este domingo 15 de octubre será re-lanzado en Santa Isabel 0165 a las 17:00, para que vayan por el suyo)

img_20171013_103215.jpg

(Pd: como ya se habrán dado cuenta, soy pésima sacando fotos desde el celular, de verdad lo siento!! Espero poder ir mejorando con la práctica)

Anuncios

Un comentario sobre “Maleficio: El brujo y su sombra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s